España

ISO3
ESP
Date of publication
Abril 2009
Geographical focus

 
Lo agropolitano: vision desde España
Jaime Izquierdo Vallina*
En la década de los ochenta del siglo XX se hizo patente en Europa el escepticismo sobre la eficacia de los instrumentos para el diseño de las políticas de desarrollo regional, ante la persistencia en la utilización de mecanismos, instrumentos y métodos que en gran medida habían sido sobrepasados por los cambios en las políticas económicas nacionales, como descentralización productiva, apertura económica, procesos de reestructuración y reconversiones industriales. Se generalizaron las críticas sobre los modelos industriales centralizados que no habían percibido como problema la producción de externalidades negativas en forma de contaminación o de ocupación de suelos; y en ese ambiente fueron aflorando alternativas, como la propuesta del desarrollo regional agropolitano de John Friedmann, que forma parte, como formulación temprana, de las nuevas formas de pensar y activar las opciones de desarrollo regional de actores por medio de recursos y capacidades de innovación propios.
¿Qué es lo agropolitano?
La reestructuración industrial hizo que regiones que antaño ocupaban una posición de centralidad destacada y emergieran otras en crecimiento, con capacidades específicas y flexibilidad para competir en el mercado internacional. Especialización flexible y distritos industriales redefinieron el marco de referencia y dieron origen a la segunda generación de políticas regionales de industrialización. En ese marco se impulsa la perspectiva de desarrollo regional agropolitano, todavía  pendiente de llevarse a la práctica basado en el reconocimiento de que “la nueva orientación no requiere necesariamente más recursos, sino aumentar la racionalidad (eco) sistémica en el uso de los recursos y programas existentes”.
Lo agropolitano corresponde a un territorio en el que se produce, según A. Baigorri, “la fusión entre lo  rural y lo urbano” y donde se percibe nítidamente “el predominio socioeconómico de lo urbano sobre una base física rural”. Sin embargo, la construcción de una región agropolitana necesita ir más allá, buscando en la fusión y complementariedad de lo rural y urbano un nuevo modelo genuino de desarrollo regional, inédito aún en Europa. Asturias, en España, es un ejemplo de ese modelo. Desde sus principales ciudades: Oviedo (220.000 Habitantes), Gijón (275.000), Avilés (83.000), Siero (50.000), Langreo (45.000) y Mieres (44.000), se llega en unos minutos a los pastizales de siega de la periferia,  donde invernan vacas; y un poco más allá rondan en primavera los osos.
La propuesta agropolitana ordena los espacios agrarios siguiendo una gradación territorial desde los ámbitos estrictamente urbanos y periurbanos, a los rurales más o menos intensificados y, finalmente, a los del rural campesino llamados, de forma inexacta, espacios naturales y para los que se asigna todavía una “política de protección” a todas luces insuficiente para prevenir y corregir los problemas ecológicos que propicia el abandono campesino y la atonía del desarrollo local. Por el contrario, en lo urbano, la idea de conservación de lo agrario es meramente testimonial, salvo incipientes iniciativas, como la puesta en marcha por el Ayuntamiento de Gijón de los huertos públicos.
No obstante, algunas ciudades innovadoras del mundo más desarrollado (Vancouver, París, Londres, Nueva York, Vitoria,…) están explorando los beneficios y las ventajas de incentivar la agricultura urbana, mientras otras, por razones diametralmente opuestas y derivadas de necesidad de alimentos, también han desarrollado la agricultura urbana, la cual, destinada al consumo de la propia ciudad es un fenómeno emergente en muchas partes del planeta. El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) estima que 800 millones de personas la practican en todo el mundo. Según un estudio llevado a cabo por este organismo “las ciudades producen ya la tercera parte de los alimentos consumidos por sus habitantes, fracción que probablemente aumentará en las próximas décadas, pues puede que la agricultura urbana sea actualmente más necesaria que nunca.”
En definitiva, la propuesta de desarrollo regional agropolitano se fundamenta en una superación de los planteamientos clásicos del manejo espacial metropolitano, basados en la concentración de actividad económica, la renuncia expresa a lo agrario como parte activa de la gestión de la periferia urbana y la profusión declarativa de políticas “proteccionistas” y “conservadoras”, insuficientes para preservar al territorio de la quiebra por abandono.
El futuro inmediato
En lo político, lo agropolitano no es sólo una propuesta gubernamental. Al contrario, implica antes que nada una posición activa de la ciudadanía en la resolución de los conflictos y la superación de los problemas. La conservación del patrimonio campesino requiere una movilización activa de los herederos, de los descendientes que ahora viven en las ciudades pero que conservan recuerdos de infancia, casa y tierras en la aldea. En lo cultural y social, es preciso trabajar sobre lo que Edgar Morin denomina “la alternancia ecosistémica”, apetencia cada vez más acusada de ciudadanos urbanos por el contacto temporal con el campo.
Esa alternancia ha sido el principal argumento que explica en Europa la aparición, auge y consolidación del turismo rural y la difusión de algunas propuestas residenciales en las áreas peri urbanas. El contacto con el campo circundante a las ciudades se desarrolla en distintos ciclos ya sean de periodicidad diaria (residencia), semanal (fin de semana) o estacional (vacaciones).
Mientras que la residencia en el campo es todavía “un privilegio de categorías extremadamente acomodadas, o de profesionales que no están constreñidos por un empleo de tipo urbano muy cerrado”, mientras que el gusto por la de de fin de semana y las vacaciones rurales, se han ido extendiendo por los distintos grupos sociales urbanos, llegando incluso ya a los más populares.
Morin plantea que la creciente interrelación de los ecosistemas sociales rural y urbano, motivada por la intensificación de flujos vinculados al ocio y al gusto por una “doble vía urbano-neo-arcaica”, lleva a predecir un futuro en estrecha integración “no como alternativa, sino como alternancia, no como compromiso sino como complementariedad”.  En consecuencia, grupos sociales urbanos cada vez más extensos y numerosos encuentran interés por la relajación fuera del ecosistema urbano, y se ganan el pan en este ecosistema.  Es satisfacción a su modo de vida en la alternancia de las dos “culturas”, incluso de los “dos cultos: el culto de la vida urbana moderna, de su intensidad y sus libertades, y el culto de la vida urbana rústica.”
En España, la mejora de la renta en la sociedad, de las comunicaciones y de la accesibilidad espacial, como consecuencia del desarrollo de infraestructuras y el incremento del parque automovilístico; y de los cambios en los estilos de vida, han servido para propiciar lo agropolitano que, sin duda, nos sitúa ante una nueva realidad social, espacial y cultural.
----------
* Experto en desarrollo territorial y autor de Asturias, región agropolitana: las relaciones campo-ciudad en la sociedad postindustrial. Editorial KRK. Oviedo – España. 2008. Actualmente es Asesor de la Ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino de España.
Un documento más extenso del mismo autor, relacionado a este tema, puede verse en la sección Biblioteca bajo el título: "La perspectiva agropolitana: la gestión simbionte campo-ciudad en la política regional. Una visión desde España".
 

Date of publication
Agosto 2013

The book examines the impacts of medium-
and large-scale mines on local communities, through six case
studies, analyzing both the socioeconomic and cultural
effects, as well as environmental impacts of mining
operations on the communities. From a multidimensional
perspective, studies investigate mining operations costs,
and benefits, with an emphasis on the sustainability of
benefits, and the outcomes of the legal, and consultative
processes, in an aim to identify best practices - from the
stakeholders' perspectives - in the management of
mining development, extraction, and closure phases. It is
relevant to note the two factors that affected increased
globalization of trade markets in recent years: the decline
of the communist trading block, and the increased
environmental control in developed countries, being mineral
activities in developing, and transition countries one of
the most notable. Recommendations suggest that mining
sustainability can only be maintained with public, and
community support for the social, and economic activities of
a region, based on valuable comprehensive environmental
reviews of mine projects, and articulated with local
populations through employment, and services provision. To
this end, training strategies for the formation of
"semi-technicians" or, a broader technical
formation, should prepare a skilled work force, able to make
contributions, and as well, be less dependent on one
specific economic sector. But, concerted efforts on
participatory local development should focus not only on
capacity building, but on strengthening local community
leadership beyond the lifecycle of a mine.

Date of publication
Junio 2012
Geographical focus

The authors describe and analyze river basin management in the Guadalquivir River Basin in Spain. The Guadalquivir river flows westerly across southern Spain, with nearly all of its 57,017 k

Tierra para la vida. Tierra para quien la trabaja

On Sun, Jun 12, 2016

La tierra ha sido y es uno de los factores que más ha movilizado a los pueblos a lo largo de la historia. La lucha y resistencia de los campesinos y campesinas por la tierra sigue siendo una constante desde Honduras a Brasil, desde Filipinas a la India y desde Palestina hasta Mozambique, y es que la tierra no es un simple bien patrimonial, sino que representa una construcción social sobre la que las familias campesinas construyen un modelo de vida y un modo de ser y hacer en el mundo.

Date of publication
Octubre 2006
Geographical focus

Le présent accord conclu à Dakar, le 10 octobre 2006 entre la République du Sénégal et le Royaume d’Espagne vise la coopération dans les domaines: a) les services sociaux de base, spécialement la santé, l’assainissement, l’éducation, la sécurité alimentaire et la formation de ressources humaines; b) l’aménagement d’infrastructures de développement local; c) la protection des droits humains et des groupes sociaux les plus vulnérables; d) le renforcement des structures démocratiques et de la société civile et l’appui aux institutions locales; e) la protection et l’amélioration de la qualité de l’environnement en vue d’un développement durable; f) la promotion culturelle particulièrement dans la défense de l’identité culturelle pour un développement endogène et le libre accès aux équipements et services culturels de tous les secteurs de la population potentiellement bénéficiaire; g) le développement de la recherche scientifique et technologique et son application aux projets de coopération pour le développement.

Date of publication
Enero 1970

FAO (Food and Agriculture Organization of the United Nations) and other development partners are working together with countries to prepare Voluntary Guidelines that will provide practical guidance to states, civil society, the private sector, donors and development specialists on the responsible governance of tenure. By setting out principles and internationally accepted standards for responsible practices, the Voluntary Guidelines will provide a framework and point of reference that stakeholders can use when developing their own policies and actions.

Regional consultations on the proposed Voluntary Guidelines are an important part of the process. They bring together regionally representative, multidisciplinary groups to assess regional priorities and issues that should be considered when the Voluntary Guidelines are drafted. The regional consultation for Europe was hosted by the National Agency for Cadastre and Land Registration, Romania, and was opened by Ms Irina Alexe, the Secretary of State, Ministry of Administration and Interior. The consultation was cosponsored by the National Agency for Cadastre and Land Registration, Romania; GTZ (Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit) and BMZ (Ministry for Economic Development), Germany; the World Bank and FAO. It was attended by 91 people from 28 countries and territories of the region who contributed their substantial knowledge and experience of the public sector, private sector, civil society and academia. Regional participants came from Albania, Bosnia and Herzegovina, Bulgaria, Croatia, Czech Republic, Denmark, Estonia, Finland, Georgia, Germany, Hungary, Italy, Kosovo, Latvia, Lithuania, The Former Yugoslav Republic of Macedonia, Moldova, Montenegro, Netherlands, Norway, Poland, Romania, Serbia, Slovakia, Slovenia, Spain, Switzerland and United Kingdom.

Páginas

Suscribirse a RSS - España