Movilisacion Global Dia de la Tierra en Guatemala: Mujeres Indigenas y Campesinas reclaman Derechos a la Tierra Ya.

La existencia de los pueblos indígenas y comunidades campesinas en Guatemala está amenazada por la expansión de las plantaciones de agroindustria y su impacto en la pérdida de tierras comunales. La comunidad de La Ayuda en la región de la costa sur está completamente rodeada por aceite de palma, proporcionando sólo trabajos temporales, con pago bajo y únicamente para un número reducido de miembros de la comunidad. En esta clima de violencia e intimidación, muchas personas locales han vendido sus tierras y se ven obligados a marcharse en busca de nuevos medios de vida en otros lugares, incluyendo México y Estados Unidos. Los restantes miembros de la comunidad temen que su pueblo vaya a desaparecer a medida que la expansión de palma aceitera continúa sin control. Los que siguen cultivando han visto los arroyos y ríos desviados de sus tierras y fuentes locales de agua potable contaminadas por los productos químicos utilizados en las plantaciones.

La industria de la palma aceitera se está expandiendo con más rapidez en las tierras bajas del norte de Guatemala. Sin embargo, muchas comunidades indígenas han visto los efectos de las plantaciones de palma de aceite y están resistiendo.

Margarita Osorio, Q'eqchi Maya' líder de una comunidad en Alta Verapaz, dijo: “La destrucción de los bosques comenzó cuando empezaron a plantar la palma aceitera. Nos sentimos desafiados e intimidados por la forma en la que nos criminalizan y amenazan.” Ella continuó: “Antes, podíamos ir a sacar agua en cinco minutos porque había fuentes de agua cercanas. Ahora, tenemos que caminar hasta el río que se encuentra a media hora de distancia. Esta no es la forma en que queremos vivir, pero nos vemos obligados“

En contraste con la destrucción ambiental causada por la industria de la palma aceitera, 13 comunidades indígenas en el municipio de Raxruhá, Alta Verapaz, han conservado lo que es la última zona de bosque remanente en la región. Utilizando el conocimiento ancestral, su tierra es administrada en conjunto, una práctica que incluye la designación de un 10% de la tierra como bosque comunitario. n las asambleas comunitarias, se acuerdan las normas relativas a la tierra disponible para agricultura para cada una de las familias, madera para uso doméstico y la organización de iniciativas de reforestación comunales. Cuando los miembros de la comunidad rompen las reglas, se imponen sanciones estrictas. Estas prácticas han asegurado que la comunidad viva en armonía con el medio ambiente - la flora y fauna se conserva y todos los miembros de la comunidad tienen acceso a los recursos naturales que necesitan. Como resultado, el 80,4 por ciento de la Sierra Chinajá ha sido designado como tierras forestales protegidas y es administrado por las comunidades en conjunto en el Consejo Nacional de Áreas Protegidas de Guatemala (CONAP). Sin embargo, de acuerdo con las comunidades indígenas, el CONAP no cumple con su responsabilidad de controlar y evitar la tala ilegal.

La raíz del problema de destrucción de los recursos es la falta de reconocimiento de los derechos sobre la tierra y de los derechos territoriales de la comunidad, en particular. Si las comunidades indígenas tuvieran el título legal de sus tierras ancestrales,el gobierno apoyara la agricultura familiar en lugar de las plantaciones a gran escala de palma aceitera - la calidad de vida de los indígenas se mejoraría en gran medida, y la deforestación disminuiría. De hecho, algunos análisis económicos han demostrado que los cultivos de alimentos pueden proporcionar más beneficios a la economía local que la palma aceitera.  Las comunidades indígenas están luchando por frenar las violaciones de los derechos humanos, el mal uso y la contaminación de las fuentes de agua, y la apropiación de tierras que afectan a las poblaciones locales.

En 2015, una alianza de la sociedad civil llevó su caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y pidió que el gobierno de Guatemala detuviera la expansión de la industria de palma aceitera, ya que está socavando los derechos humanos y el modo de vida de los Pueblos indígenas. El gobierno de Guatemala se negó a actuar.

En el marco de la Movilisacion Global de la campana Derechos a la Tierra Ya mujeres Indígenas y campesinas marcharon a la capital de Guatemala para pedir presupuesto para la compra de tierra y medios de producción. Caminaron hacia el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación y al Fondo de la Tierra donde exigieron un ces el cese a los violentos desalojos de las comunidades y que se propicie de manera afirmativa y particular, el acceso, la propiedad, posesión y tenencia, usufructo y la certeza jurídica de la tierra a las mujeres subrayando que del presupuesto de FONTIERRAS solo asignan el 17% para la compra y el 75% para el arrendamiento. Lea sus demandas aquí: Comunicado Dia de la Tierra.

 

Foto: Fabio Erdos/ActionAid

 

 

Copyright © Fuente (mencionado arriba).  Todos los derechos reservados. Land Portal distribuye materiales sin la autorización del poseedor de los derechos de autor basándose en la doctrina del “uso razonable”, que consiste en publicar noticias con motivos informativos y no comerciales. Si eres el poseedor de los derechos de autor de un artículo y quieres que no aparezcan en la página, no dudes en contactarnos mediante el correo hello@landportal.info y lo retiraremos inmediatamente.

Múltiples noticias relacionadas con la gobernanza de la tierra son incluidas cada día en landportal.info por los usuarios del Land Portal, de múltiples fuentes, como nuevas organizaciones, instituciones e individuos que representan una variedad de posturas sobre un tema. Los derechos de autor del artículo pertenecen a su autor; Land Portal Foundation no posee ningún derecho para editar o corregir el artículo, y por ello, Land Portal Fundation no respalda su contenido. Para realizar correcciones o preguntar por permiso para republicar u otro uso autorizado de este material, por favor contacte directamente con el poseedor de los derechos de autor.