Paraguay: campesinos piden tierras para pequeños productores

29 Marzo 2017
Language of the news reported
Español

 

 

Unos 6.000 trabajadores rurales marcharon el miércoles hasta la plaza ubicada frente al Congreso de Paraguay para reclamar la entrega de tierras destinadas a promover los cultivos y contrarrestar el ingreso masivo de alimentos extranjeros.

"La tierra no es para mí sino para mis hijos que también tienen derecho a luchar contra la pobreza", dijo en guaraní a The Associated Press Agustín Cañete, un campesino de 69 años, mientras sorbía un refresco de agua fría con yerba mate y marchaba en apoyo al pedido de tierras de la Federación Nacional Campesina.

Aclaró que posee "seis hectáreas para criar vacas, gallinas, cerdos y un poco de rubros de renta como maíz, mandioca (yuca) y poroto (frijoles) pero mis nueve hijos necesitan su propio terreno".

La Federación Nacional Campesina reconoció que desde 1991 obtuvo unas 300.000 hectáreas para el asentamiento de agricultores, pero advirtió que "el gobierno debe entender que no logrará el desarrollo campesino con el asistencialismo", dijo a AP Teodolina Villalba, presidenta de la agrupación de centroizquierda. La policía no informó incidentes. Villalba explicó que de acuerdo con datos oficiales "el 2,5% de los latifundistas posee el 85% de las tierras más productivas en la región oriental, destinadas al cultivo mecanizado de soja, maíz y girasol principalmente".

Añadió que "esos rubros no son para el consumo de la población paraguaya sino son exportados a través de grandes empresas transnacionales hacia otros países y al Paraguay le llegan masivamente alimentos procesados desde el exterior".

Según la Coordinadora Agrícola del Paraguay en 2016 hubo una cosecha récord de soja de 10 millones de toneladas sobre una superficie cultivada de cuatro millones de hectáreas. Paraguay es el tercer productor de la oleaginosa detrás de Brasil y Argentina. Marcial Gómez, vicepresidente de la misma organización de labriegos, dijo en conferencia de prensa que de acuerdo con datos de la organización no gubernamental Comisión de Verdad y Justicia, siete millones de hectáreas fueron adjudicadas por la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989) a personas no sujetas a la reforma agraria.

"Esas tierras deberían ser recuperadas en un plazo de 10 años y entregárselas a los campesinos pobres acompañadas por créditos blandos, sistemas educativo y de salud, además de capacitación agrícola. Solo así el pueblo saldrá de la pobreza", sostuvo. Ningún vocero del gobierno del presidente Horacio Cartes hizo comentarios sobre los reclamos.

 

Foto: el Campesino