Imagen de land portal

Perú: Se celebró con éxito el primer día del Taller Internacional “Estrategia de Colaboración para una Gobernanza Responsable de la Tierra”

Lima, Peru.- Con la presentación de Adriana Herrera (FAO) sobre las Directrices Voluntarias para la Tenencia de la Tierra, Pesca y Bosques y los comentarios del panel integrado por los parlamentarios peruanos Javier Diez Canseco y José León, quedó inaugurado el Taller Internacional “Estrategia de Colaboración para una Gobernanza Responsable de la tierra” organizado por la International Land Coalition (ILC) y el Centro Peruano de Estudios Sociales (CEPES) del 18 al 20 de junio de 2012 en Lima, Perú.

Herrera destacó la utilidad de las Directrices Voluntarias (DV) para contribuir a la seguridad alimentaria, el desarrollo social y económico, y la gestión sustentable del medio ambiente y los recursos: “Las DV son un instrumento rector a nivel internacional que fomenta una mayor responsabilidad en la gobernanza y establece principios y estándares internacionalmente aceptados por distintos actores”. Herrera enumeró temas prioritarios para el Perú contemplados en las DV tales como: la equidad y justicia, la igualdad de género, la consulta y participación, la transparencia y rendición de cuentas, el reconocimiento jurídico de los derechos de tenencia de pueblos indígenas y comunidades, catastro de tierras, además de reformas en la redistribución, restitución y concentración de la tierra.

El parlamentario Javier Diez Canseco señaló la necesidad de establecer ejes que garanticen la redistribución de la tierra orientando su uso y el de otros recursos naturales vinculados a ella: “Una adecuada gestión de recursos es garantía de paz social”.

A su turno, el congresista José León subrayó la urgencia de establecer mecanismos que regulen la concentración de tierras, además de poner atención a las consecuencias de este proceso y su relación con la seguridad alimentaria: “En nuestro país no se prevé la necesidad de alimentar a la población en años futuros”. Concluyó afirmado que es necesario contar con una institución pública que regule la extensión de la propiedad agraria y que tome en consideración la diversidad geográfica del país.

Jaime Escobedo y Pedro Castillo del CEPES presentaron el Diagnóstico de la Gobernanza de la Tierra en el Perú. Entre otros aspectos destacaron las preocupantes cifras sobre el uso de las tierras: de las 128 millones de hectáreas del país, el 31% está dedicado a los hidrocarburos, 15% sujeto a concesiones mineras y 6% a concesiones forestales.

Castillo indicó que en el Perú la tierra está regulada sin considerar su naturaleza de bien escaso. Adicionalmente señaló que: “La tierra es vista como fuente de lucro que ha despertado el interés de diferentes actores económicos y que tiene como consecuencia el control del espacio rural del país”. Todo ello gracias a políticas públicas orientadas a favorecer a una élite empresarial que ha acaparado tierras en una propuesta que excluye a los más pobres.

Para Escobedo es necesaria una nueva ley de tierras y la aprobación de medidas que regulen el acceso y control de este recurso, además de normas que establezcan límites a su extensión y la creación y aplicación de impuestos a la gran propiedad. Al mismo tiempo recomendó suprimir los incentivos y subsidios que favorecen a la gran inversión agraria, así como revisar figuras como el abandono y la concesión presentes en el marco legal vigente.

En el marco del segundo panel, integrado por representantes de la sociedad civil y organismos intergubernamentales, Gaby Cevasco (Flora Tristán) señaló que la fragmentación de la propiedad era un error y sostuvo que “el natural individualismo global está presionando a las comunidades campesinas, los planes de desarrollo deben ser orientados hacia estos grupos”. Destacó también el estado de vulneración en el que se encuentran las mujeres por la falta de documentos y la figura legal del jefe de familia: “La carencia de documentos las obliga a tramitar sus tierras a nombre de sus maridos”.

De otro lado, Richard Smith (Instituto del Bien Común) hizo hincapié en el valor histórico y ecológico para soportar la biodiversidad y señaló que los recursos naturales son elementales para el desarrollo humano. Lucila Quintana, presidenta de CONVEAGRO, mostró su preocupación frente a grandes grupos empresariales que aprovecharon subsidios de tierras destinados a pequeños agricultores.

Víctor Endo (Banco Mundial) señaló la falta de una base estadística de información común como un problema para la gobernanza correcta de la tierra y llamó la atención sobre la complejidad de las políticas que versan sobre ella: “Uno deduce las políticas a través de lo que dicen las normas, ¿Cómo está midiendo el Estado peruano su avance frente a estos temas?”.

El día concluyó con la conformación de grupos de trabajo integrados por los asistentes del taller, quienes discutieron colectivamente los distintos temas que estarían incluidos en la Estrategia para la Gobernanza de la Tierra en el Perú.

NOTA A LOS EDITORES

La International Land Coalition (Coalición Internacional para el Acceso a la Tierra) es una alianza global de la sociedad civil y organizaciones internacionales que trabajan juntas para promover el acceso seguro y equitativo a la tierra para mujeres y hombres pobres a través de la incidencia, el diálogo, la difusión de conocimientos y la formación de capacidades. La ILC está integrada por 116 organizaciones miembro en más de 50 países incluyendo agencias de la ONU, y otras organizaciones internacionales, organizaciones de productores, institutos de investigación, ONG y organizaciones con base en la comunidad. Como convocador de la sociedad civil, partes interesadas gubernamentales e intergubernamentales sobre políticas y prácticas de tierras, la ILC conforma alianzas de partes interesadas múltiples para defender los derechos a los recursos de las mujeres y hombres pobres y permite a sus miembros y socios trabajar juntos hacia la implementación de una agenda de la tierra centrada en la gente.

Para más información visite el sitio web del evento.